lunes, 25 de febrero de 2013

QUE ES LA SANA DOCTRINA?


¿Qué es la sana doctrina?

Dentro de la cristiandad religiosa desviada hereje se ha extendido una opinión absolutamente falsa y absolutamente anticristiana, que consiste en decir que no importa lo que creamos, que la doctrina divide, pero que el "amor" une a los cristianos y al mundo.
Esta mentirosa creencia es la base del ecumenismo religioso, para ellos la doctrina es secundaria, o incluso no tiene ningún valor, ya que creen que la doctrina es la causa de la división entre los cristianos.
Esa forma de pensar, como demostraré, es totalmente anticristiana y tremendamente peligrosa para la salvación eterna. Por supuesto que la doctrina es fundamental, veamos unos cuantos pasajes del Nuevo Testamento donde el Mesías-Jesús y sus apóstoles hablaron de la doctrina como algo esencial para la salvación.
El Mesías yashúa les respondió y dijo:  Mi doctrina
no es mía,  sino de aquel que me envió" (Jn.7:16).
Entonces podemos ver, que el Mesías Yashúa enseñó una doctrina, la cual procede del Dios supremo, el Padre. Él enseñó que hay un conocimiento que nos da la vida eterna, y es el siguiente:
Y esta es la vida eterna:  que te conozcan a ti,  el único Dios verdadero,  y a Jesucristo,  a quien has enviado
. (Jn.17:3).
 
¿Quieres tener la vida eterna?,
Jesús dijo bien claro que la vida eterna consiste en CONOCER al PADRE como el ÚNICO DIOS VERDADERO, y a Jesucristo como su enviado, como el Hijo de Dios y el Mesías. ¡Esta es la doctrina fundamental que hemos de tener para recibir la vida eterna!.

Sin embargo, el padre de la mentira, por medio de la cristiandad religiosa hereje, ha pervertido y falsificado la doctrina del Mesías Yashúa, enseñando la mentira de que el único Dios verdadero es un misterioso dios trino, algo que Yashúa jamás enseñó. Observen que si Yashúa hubiera enseñado esa doctrina del dios trino, entonces él jamás habría dicho esas palabras, sino que habría dicho algo parecido a esto:

"Y esta es la vida eterna:  que conozcan que tu eres un misterioso dios trino". O hubiera dicho probablemente esto:Y esta es la vida eterna:  que conozcan que tu, yo y el espíritu santo somos el único dios verdadero". Sin embargo, !!claramente esa no fue la doctrina enseñada por el Mesías Yashúa!


Obviamente la doctrina divide y con mayor razón divide la verdadera doctrina que procede del Altísimo, por tanto, es cierto lo que dicen los ecuménicos, por la sencilla razón de que cuando tenemos la verdadera doctrina enseñada por el Mesías Yashúa y de sus apóstoles, esta nos divide o separa de las falsas doctrinas enseñadas por la cristiandad religiosa hereje.

Recordemos las palabras del Mesías Yashúa, él dijo bien claro que vino para dividir:
"No penséis que he venido para traer paz a la tierra;  no he venido para traer paz,  sino espada. Porque he venido para poner en disensión (división)
al hombre contra su padre,  a la hija contra su madre,  y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa." (Mt.10:34-36)

¿Puede una familia estar dividida?.

Puede estarlo por causa de la DOCTRINA.

Y como dije antes especialmente dividida por la verdadera Doctrina, que trajo el Mesías Yashúa,  Él dijo que vino precisamente a traer eso, la división entre las familias por causa de la doctrina.
Cuando conocemos la verdadera doctrina enseñada por Yashúa y por sus apóstoles, entonces causa división incluso entre nuestros parientes, porque esa luz que hemos recibido no puede tener comunión con las tinieblas, no se pueden unir, tal como dijo el apóstol Pablo:
No os unáis en yugo desigual con los incrédulos
Porque  ¿Qué compañerismo
tiene la justicia con la injusticia?  ¿Y quécomunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordiaCristo con Belial?  ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?  Porque vosotros sois el templo del Dios viviente,  como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos,  y apartaos,  dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas,  dice el Señor Todopoderoso." (2Co.6:14-18).


Vea atentamente el pasaje del apóstol Pablo. ¿Quiere usted ser verdaderamente un hijo o una hija del Altísimo Dios?, pues NO SE UNA CON LOS INCRÉDULOS
, no tenga compañerismo con ellos, ni comunión, ni concordia, ya que es imposible que la luz tenga comunión con las tinieblas. Esto es tremendamente importante. El llamamiento de Dios es SALIR de en medio de ellos y apartarnos de ellos, lo dice el Señor (comparar con Apocalipsis 18:4), y entonces Dios nos recibirá y él será nuestro Padre, y nosotros sus hijos e hijas.
Por lo tanto, por supuesto que la doctrina divide, !!pero esa es la voluntad del Altísimo Dios!!, que nos apartemos de aquellos que no creen, o que enseñan falsas doctrinas.
Para saber si una organización, secta o iglesia religiosa enseña la verdad, solo hay una manera de saberlo: por medio de la DOCTRINA (enseñanza), por eso es que el apóstol Pablo le daba una importancia fundamental a la verdadera doctrina o enseñanza del Mesías Yashúa transmitida por los apóstoles, él escribió las siguientes palabras:
"Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido,
y que os apartéis de ellos." (Ro.16:17).

Podemos ver, que Pablo dijo bien claro que nos fijemos en aquellos que predican falsas doctrinas contrarias a las que realmente enseñó Yashúa y posteriormente sus apóstoles, y que nosAPARTEMOS de ellos
, nos llama a la división, !!no a la unidad con ellos!!,


La voluntad del Altísimo no es el ecumenismo con otras personas que crean doctrinas diferentes, sino el apartarnos de ellos.


"Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. " (2Ts.2:15).

En este relato Pablo dijo que retengamos la doctrina que hemos conocido y aprendido, ¿y por qué esto es tan importante?, ¿por qué hemos de retener tal doctrina?, pues por lo siguiente:
"Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren." (1Tm.4:16).


Ahí lo tenemos, hemos de tener cuidado con la doctrina, hemos de persistir en la verdadera doctrina, ya que haciendo eso, nos salvaremos nosotros mismos, y los que nos oyeren. Por lo tanto, observen la importancia fundamental que tiene la doctrina. Aquellos que la desprecian, sencillamente no son cristianos, sino que han sido engañados por el padre de la mentira, Satanás.

El apóstol Pablo dijo lo siguiente a Tito:
"retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza
y convencer a los que contradicen." (Tito 1:9).

"Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina." (Tito 2:1).
"...presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable,  de modo que el adversario se avergüence,  y no tenga nada malo que decir de vosotros. " (Tito 2:7-8).

Hemos de ser retenedores de la palabra fiel tal como fue enseñada por el Mesías Yashúa y por sus apóstoles, es decir, retenedores de la verdadera doctrina, para que así podamos exhortar con esa sana enseñanza a otros, y convencer a aquellos que contradicen y que están en contra de la verdadera doctrina. Hemos de hablar lo que está de acuerdo con la sana doctrina, y hemos de presentarnos como ejemplo de buenas obras y en la enseñanza, es decir, en la doctrina, mostrando integridad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de nosotros. !!Este es un verdadero siervo del Altísimo y de su Ungido!!





Lectores sepan, que nadie se salvará por tener un conocimiento exacto de la profecía bíblica, o por creer en el Milenio, sin embargo, sí que se salvará si cree en el Padre como el único Dios verdadero, y en Jesucristo como su enviado (Jn.17:3) y que el verdadero creyente  seguidor de Yashúa, confiese con su boca que el Señor Yashúa es "su" Señor. [Rm: 10: 9 y 10],

Jua 17:3
Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien tú has enviado.

Rom 10:9
que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señory si crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo.

Rom 10:10
Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se hace confesión para salvación.

 

Luc 24:46
y les dijo: —Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese y resucitase de los muertos al tercer día;
Luc 24:47
y que en su nombre se predicase el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.
Jua 20:31
Pero estas cosas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

Aquellos que niegan o pervierten esta doctrina fundamental enseñada por el Mesías Yashúa,  no podrán ser salvos, aunque no lo crean.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada